jueves, 12 de octubre de 2017

LA RUBIA PLATINO, EL OGRO Y EL AMARGUE DEL GORDITO.. SEGUNDA PARTE

De nuevo en la esquina del bar desde donde Platino lo había reclutado, el Gordito se sentó, al tiempo de que absorto repasaba los hechos recién sucedidos y se preguntaba:

¿Será el Karma?

¡No puede ser… Si yo no puedo haber sido tan malo en mi otra vida! Es que las vainas que le pasan, solo se comparan con las que se merecen Adolfo Hittler, Ramoncito Baez, Joaquín Balaguer, Nicolás Maduro, Donald Trump o Trujillo.

¿Será que su última Ex se pegó un viajecito a San Juan y le hizo un trabajo con su brujo de cabecera?

¡No es factible! Ella fue quien decidió dejar la relación y él definitivamente no se lo había ganado.

¿Qué será?  Tal vez Juan Lamour, Nostradamus resucitado, Nuria Piera o Cristo (Si es que existe), puedan contestar... Mientras tanto la nube negra que viaja sobre él, replicaba el Diluvio Universal por enésima vez.

Sumido en su mala suerte, trató de retomar la paz que había ido a buscar a ese establecimiento, lo cual a pesar de haberse sentado en posición de loto, haber repetido 1,000 mantras, no consiguió.

Estando en eso el tiempo transcurrió y de repente llegó la hora del cierre, apagaron la música, sacó su cartera, pagó la cuenta y justamente cuando se disponía a abandonar el recinto, Alex (el Clon de Sean Penn) lo detuvo en la puerta y le señaló el sillón donde horas antes se habían suscitado los fatídicos hechos.

Allí yacía Platino, quien en su viaje etílico transcurría en los bazos de Morfeo.  Es increíble la transfiguración que sufrimos al dormir, en ese momento ella evocaba la imagen perfecta del bebé de las etiquetas de compota (Gerber).

Alex le exigió al Gordito que se la llevara, “ella no puede dormir aquí” dijo…, el Gordito abrió los ojos como 2 monedas de medio peso, mientras juraba que no sabía nada de ella, ni su dirección, ni su teléfono o cualquier otro dato que sirviera para enrumbarla a su casa.

A Alex no le importó nada, mientras lo obligó a llevársela.

En esa discusión, entre los 2 la cargaron y la introdujeron dentro del Pegote (el Peugeot que sirve de transporte al Gordito), al cerrar la puerta del pasajero, los problemas de Alex habían cesado y comenzaba la segunda parte del suplicio del Gordito.

Mientras Platino roncaba, el Gordito se rompía la cabeza buscando que hacer con ella.  Revisó su cartera, tomó su celular para buscar algún número a donde llamar, de repente el Mastodonte estaba más calmado y la podía retornar como mercancía averiada, pero para su desgracia, estaba descargado.

     ¡NOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MIII!

La otra opción era llevársela a su casa, posibilidad que el Gordito desechó de manera inmediata ante el prospecto de que su ex, haya estado en las mismas que él y en un ataque de nostalgia etílica se apareciera buscando una reconciliación.

¿Qué hacer? ¿Qué hacer?

Con ella a su lado, deambuló por la ciudad por espacio de media hora, hizo miles de intentos infructuosos para despertarla y nada!

En su transitar pasó por el frente de un hotel propiedad de uno de sus clientes, se detuvo, estacionó el Pegote y se dirigió al lobby.

La cara del Gordito delataba cuan contrariado se encontraba, al entrar el encargado que lo conocía, le dijo:

¿Doctor cómo lo podemos ayudar? 

El Gordito para responder trató de organizar sus palabras, no quería enviarle un mal mensaje a aquel subalterno de su cliente, pero por más que trató, no encontró como adornar la historia, por lo que se limitó, sin dar detalles a solicitar una habitación.

Llenó un poco de formularios, pagó el importe de la estadía y se dirigió al carro a buscarla.  Trató nuevamente de despertarla y nada…

NOTA: A veces me pregunto ¿Cómo es posible que el romo le de tan duro a algunas personas?  Coño a mí nunca me ha matado de esa manera y miren que en esta vida he consumido cualquier cantidad…

Al no encontrar respuesta, la sentó como pudo en el sillón, hizo un esfuerzo sobre humano y la cargó, en aquel momento Platino obedecía al nombre de Dalila, mientras que el Gordito al tenerla cargada se sintió como Sansón sin su cabellera.

Es increíble como hasta algo puramente físico como el peso de una mujer, es relativo, porque el Gordito puede jurar con la mano derecha levantada, que en circunstancias sexuales/reproductivas ha cargado  más peso de ahí, sin ningún tipo de consecuencia y en ese momento Platino que no es de contextura gruesa, estaba más pesada que la economía del país.

Entre sudores y el dolor de espalda, entró al lobby con ella en brazos, casi sin aliento le pidió al encargado que viniera con él y le abriera la puerta de la habitación.

El encargado puso cara de espanto, pero no dijo nada, tal vez debido a que por su tipo de trabajo estaba acostumbrado a atestiguar todo tipo de situaciones.

Los 3 transitaron un pasillo angosto del hotel, el Gordito hacia malabares para que Platino no se golpeara la cabeza con la pared, llegaron a la puerta y la abrieron, el Gordito entró, la dejó caer en la cama y tomó una bocanada de aliento, mientras el empleado abandonó el aposento.

El Gordito encendió el aire acondicionado, la acomodó en la cama, por un momento pensó desnudarla, pero luego desistió limitándose a quitarle el calzado y las medias.

Eran casi las 4 de la madrugada y estaba cansado, resacado, amargado y contrariado.

Con dolor de espalda por el esfuerzo y de cuello por el stress, se debatió entre hacerse un lugar en la cama y dormir junto a ella, o largarse de una vez y por todas a su casa, para esperar el milagro de que su ex se apareciera a concederle el tan deseado CACAO (RECONCILIARSE CON EL).

El Gordito al tener plena conciencia de su suerte, se decantó por la segunda opción, pues de repente si se quedaba con ella, existía la posibilidad de que al día siguiente lo acusara de haberla abusado sexualmente, por lo que tras arroparla, abandonó la habitación y se dirigió a su carro.

Justo cuando estaba pasando por el lobby, el empleado lo detuvo y le dijo, “Usted no se puede ir de aquí, esa persona llegó con usted, en muy mal estado y el establecimiento no puede hacerse responsable y lo sabe”,  al escuchar eso el Gordito sintió como 2 nubes entraban en colisión emanando rayos y centellas sobre él, por ello elevó su grito de guerra y dijo “NOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI…”.

Comprendió que era un prisionero de su circunstancia, por lo que para evitar cualquier sospecha o mal entendido, se acomodó en una silla del Lobby y en ella se dispuso a esperar que PLATINO saliera de su sueño  eterno.

Al sentir los primeros rayos de sol de la mañana, el gordito se incorporó de la silla que le había servido de lecho, de repente un dejo de optimismo lo embargó, tal vez por sus buenas acciones de la noche anterior y el mal rato que pasó antes, Platino reconocería en él, a un caballero digno de un intercambio de fluidos corporales.

Tomó la llave de la habitación y abrió la puerta para comprobar lo peor, la cama estaba vacía, junto a ella un charco de reflujo gástrico y desde el baño unos sonidos terribles similares a los de una persona en estado de agonía.

Entró al baño, aquella imagen de la etiqueta de las compotas Gerber era historia, la bella dama se había transformado en un guiñapo despeinado, mal oliente y resacado.

Ella llamaba a Juan (vomitada) regurgitando con todas sus fuerzas, en cada chorro se le escapaba un pedazo de vida, el Gordito al ver esto le puso una mano en la frente para sostenerla, hasta que no quedó líquido alguno en su anatomía.

Esto fue suficiente para matar el optimismo baladí que otrora lo había embargado.

Ella se incorporó y balbuceando dijo refiriéndose al Gordito “Mi marido me cuida”, tras lo cual se metió en la cama por espacio de 3 horas más.

A las 10:00 A.M., Platino se levantó, vio el reloj y se le metió un sentimiento de urgencia, ¡VAMONOS! ¡VAMONOS! ¡ME VAN A MATAR!, se calzó y salió huyendo de la habitación. 

El Gordito hizo lo propio y salió tras de ella, ya en el estacionamiento la alcanzó, le pidió que se calmara, se subieron al Pegote y se marcharon.

Ella lo dirigía cual si se tratara de una carrera en un carro público, llegaron a un edificio que estaba cerca, se desmontó y sin despedirse, como dice la canción de Sabina, se subió a la cola de una Harley con un tipo que parecía un Chulo de Playa, para desparecer en los anales de la historia y nunca más volver a dar señales de vida.


Esa experiencia demostró la veracidad del postulado que dice “ZAPATERO A SU ZAPATO”, si usted está amargagao porque lo sumbaron, no prive en chulo y mucho menos se deje tentar de Rubias Platino, que se cruzan para cortarnos la cabellera y dejar una cicatriz en nuestros mancillados egos.

LO PEOR ES QUE MI EX AL IGUAL QUE PLATINO TAMBIEN DESAPARECIO Y NUNCA ME BRINDO EL TAN ESPERADO CACAO…

FIN

jueves, 8 de junio de 2017

LA RUBIA PLANTINO, EL OGRO Y EL AMARGUE DEL GORDITO

A veces me pregunto ¿Hasta cuándo? Es que en eso de nubes negras que persiguen y momentos incómodos, el Gordito debe ser el Mesías. ¡Coño! es que sufre cada calvario y nunca se acaban, jejeje.

Les cuento que hará espacio de un año, una novia que el Gordito tenía, que le gustaba el equivalente 20º en la escala de Richter, le pegó uno de esos sumbones de los que se alimenta la industria musical, literaria y de bebidas alcohólicas. Uno de esos que hacen que de repente, hasta las rancheras y bachatas te gusten. ¡YA SABEN AMARGAO COMO UN PERRO!

Los seres humanos cuando terminamos una relación, sufrimos una locura temporal, no entendemos que casi siempre cuando las cosas no funcionan, todos los involucrados salen beneficiados con la ruptura. 

Aun así nos empecinamos en insistir, “Pedimos Cacao” (TRADUCCION AL CASTELLANO: IMPLORAMOS PERDON), llamamos por teléfono, colgamos, merodeamos lugares para ver si nos cruzamos con ella y muchas veces tratamos de salvar al otro de eso que tanto nos molestaba (QUE FUMAN, QUE BEBEN MUCHO, QUE PELEAN, SIGAN LA LISTA…).

¡Hermano, si las vainas no funcionaron, siga pa’lante, que yo sepa de amor no se ha muerto nadie! Pero no, la gente no aprende en cabeza ajena, hasta que no lo vives y lo sudas como una fiebre, no se te pasa.

Como imaginarán, ese día el Gordito andaba por el mundo arrastrando los pies, haciendo un esfuerzo para proteger su amor propio y no llamarla.

Su estrategia para mantener la mente ocupada, alejarse del teléfono, no meter la pata y evitar la putrefacción que un set de bachatas o rancheras, mezcladas con alcohol le podían ocasionar,  era meterse en Caciba, un bar en la Zona Colonial, donde solo ponen música apta para el consumo humano (ROCK).

Ese bar es una mezcla extraña, es algo oscuro, pero no tanto, sus paredes empedradas con un aspecto antiguo colonial y al mismo tiempo moderno por sus cuadros, butacas y sillones, la gente que lo visita es muy variopinta, no hay fronteras de edad, color, clase social o forma de pensar, creo que el lugar ideal para salirle juyendo a la mente y pasarla bien.

Como se imaginarán el Gordito es un habitual de ese establecimiento, Alex (el bartender QUE ES IGUALITO A SEAN PENN EN OLLA), solo de verlo traspasar el umbral, siempre apresura el paso y le sirve sin que tenga la necesidad de pedirlo, un trago de Dewars 12 a las rocas, ese día no fue la excepción.

Con su trago en manos se dispuso a desconectar el cerebro, para evitar una locura (llamarla o incluso caer por su casa) y se puso a escuchar música (Led Zeppelin, Black Sabbath, Yes, Rush, Iggy Pop, Blue Oyster Cult, The Cure, Etc...).

El plan era hacer exactamente eso y nada más, sentarse en su silla, tomarse 5 o 6 tragos y no pensar.

No había ninguna agenda oculta, al menos eso creía, ese día ni con toda la magia de Harry Potter, los hechizos de Merlín el Mago o el poder de una pastillita azul (Viagra), despertarían su interés por las mujeres.

Digo que al menos eso pensaba, porque de la nada apareció una rubia con ojos verde Mariguana, pelo suelto, en su atuendo de Gimnasio, quien se acercó, lo miró y le dijo “Yo te conozco”, su timbre de voz tuvo un efecto en el Gordito similar a un exorcismo, sufrió amnesia momentánea, se le olvidó su ex, el amargue y la disfunción eréctil producto de la tristeza.

“Yo soy JACKIE la ex de Mimo el amigo de tu hermano del Colegio” ¿No me recuerdas?  “Ahora vivo en Punta Cana y estoy de visita” ¿Me puedo sentar contigo? “No conozco a nadie más”…

Ella acercó su butaca, la puso junto a él, su brazo rosaba la piel del Gordito, el Olor de su perfume invadía el ambiente, cada palabra que decía repicaba en su cabeza como el émbolo de una campana, estaba perdido...

Le brindó un trago, con cada sorbo sus anatomías se acercaban más, al cabo de la 4 copa, ya eran ambos una masa uniforme, en ese momento se cambiaron de lugar y sentaron en un sillón bajo, que está junto a la puerta del bar y ahí se besaron.

El Gordito no podía creer su suerte, hasta pensó que el destino le había enviado un clavo nuevo y mejorado, para olvidar a su pasado amor.

Jugueteaban en el sillón frente a todos en una complicidad no común entre 2 personas que apenas se conocen, el tiempo se había detenido, el dolor por la ruptura había cesado, ya nada parecía importar.

De repente la puerta se abrió y el Gordito de reojo vio la  silueta de un señor con aspecto de Ogro, un monstruo de más de 6 pies de altura y 300 libras, que se abalanzó sobre ellos, mientras gritaba “QUE HACES BESANDO A MI MUJER”.

La campana en su cabeza dejó de sonar, el aroma del perfume se hizo imperceptible, sus cuerpos se separaron, el reloj comenzó a correr…, el hechizo se había roto. Mientras en la mente del Gordito solo resonaba su frase lapidaria que dice “NOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI”.

En posición de total desventaja, aun sentado en el sillón, el Gordito recibió la presencia del Mastodonte, quien con una mano hacía ademanes violentos frente a su cara, y con la otra le reclamaba a ella, agarrándola fuertemente de un brazo.

Ante esta situación  el Gordito trató de incorporarse, lo cual logró luego de un gran esfuerzo, con trago en mano se puso entre el Ogro y la Dama, trató de razonar con él, quien de manera brusca lanzó un golpe que hizo que el vaso lleno de whiskey que el Gordito tenía en su mano derecha, volara reventando contra la pared.

El Gordito a quien en su barrio le enseñaron que el que golpea primero gana el pleito, aparentemente en un letargo alcohólico, porque en su sano juicio nunca se enfrentaría a un animal de ese tamaño, le propinó un golpe en la boca la más fuerte que pudo, sin lograr tan siquiera moverlo, al Ogro se le llenaron los ojos de odio y el Gordito se preparó para lo peor.

Para suerte suya, Alex saltó de atrás de la barra, el seguridad de la puerta hizo aparición y lograron reprimir (agarrar) al Mastodonte justo cuando estaba listo para matar al Gordito.

El bar completo se transformó en un hormiguero, varios amigos aparecieron e hicieron suyo el match, por lo que al “Marido” de mi nueva amiga no le quedó de otra que marcharse.  Mientras lo hacía vociferaba al decir “Te la regalo” “Quédate con ella”.

Pasaron varios minutos hasta que las cosas se calmaron. Ya cuando el río no estaba revuelto, el Gordito la escrutó y ella cual si no hubiese pasado nada, con una sonrisa en la boca, se limitó a decir “El es mi mejor amigo, es gay, le gustan los transgéneros”.

Como comprenderán ya el Gordito estaba fuera de los efectos del hechizo, la adrenalina segregada le había pasmado el efecto de los 4 tragos, su cerebro había recobrado su función, por lo que su respuesta no le satisfizo.

¿Cómo así? Ningún gay cela a su mejor amiga y mucho menos pelea por ella… Ese cuento ta raro ¿No?

Usted puede ser Amelia Vega en tangas y no vale la pena que maten a uno… ¡Ayyy no, mas pa’lante hay gente!  

En un acto de auto conservación, se alejó de ella, se colocó en la esquina del bar donde originalmente estaba y se puso a observar la nube negra que sobre él se cernía.

CONTINUARA…

jueves, 7 de abril de 2011

PAPA DIO, EL GORDITO EN EL REINO DE BUDA... POR QUE SOY ATEO

¡Soy ATEO! Lo confieso y no me da vergüenza!

No siempre fui así, mi falta de fé es el resultado de algún trauma de infancia o la falta de muñequitos a la hora adecuada.

Les cuento:

Nací en el seno de una familia rota cuando tenía 4 años el Ingeniero y la doña tomaron la sabia decisión de tomar caminos separados y divorciarse.

Pienso que fue sabia esa decisión, porque ahora que los observo son como el aceite y el agua, como el chocolate y la medicina, como el romo y el suero de hidratar.

El Ingeniero es rosca izquierda, difícil de penetrar, poco espiritual, duro del codo y muy reflexivo, por su lado Dona Ada es la evocación perfecta de la felicidad, alguien que no le da mente a nada, fanática de las religiones, dioses, doctrinas y actividades esotéricas.

¡Yo no veo como esos dos liguen! ¿Ustedes si?

Como era de esperarse me crié en la casa de Doña Ada, sufriendo así los embates de ese camaleónico gusto por cambiar de religión.

Es que en eso de creer en Dios mi madre era un poco pirata, no tenía bando fijo, hoy era evangélica, mañana mormona, pasado budista y así sucesivamente, esto se reflejaba en toda la extensión del calendario:

Los lunes era evangélica y con biblia en mano recibía a 3 predicadoras con sus faldas largas, moños y ausencia total de maquillaje.

Los martes era Hare Kishna recibiendo a 3 tipos con cabezas afeitadas, túnicas, un olor a “Monito juyendo” (MAL OLOR, GRAJO, DESCOMPOSICION, PODREDUMBRE, ETC…) y una nota (viaje, trip, join) producto de algún psicotrópico.

Los miércoles era el turno de los Testigos de Jehová quienes con su visión exegética (LITERAL, CERRADA) de la Biblia pasaban por casa a explicarnos con lujos de detalles las razones por las cuales debíamos creer en la existencia del Jardín del Edén, Adán y Eva y un millón de cosas absurdas mas.

Los jueves era el turno de los mormones, debo confesar que era el grupo que más me gustaba, pues a casa llegaban 2 o 3 misioneros de los cuales siempre había al menos una gringa, rubia y bonita, lo cual era muy apetecido durante mi morbosa adolescencia.

Los viernes era el peor día, el favorito de Mamá, recibía la visita de la señora Idaka, Yoko, Keiko, Akiito y otros Japoneses, juntos prendían incienso y con una campanita, frente a un altar que había en la sala justo al lado de la TV, arrancaban a rezar repitiendo MIL Y UNA VECES un mantra que decía NAMIO JOREN GEKIO…

¿Saben los que es eso? Todos los invasores eran mas puntuales que un Suizo, a las 3:00 de la tarde, justo cuando el letrero de WB y la canción del Corre Caminos aparecían en la pantalla, el timbre sonaba y los rezadores se apoderaban de mi vivienda.

Era como para llorar, el Show de Porky nunca pudo ser disfrutado, no conozco cual fue el destino de Candy, no se si el Galáctico se levantó a la princesa Aurora o si por el contrario Glotín en el Toro Espacial se había hecho con ella, LOS JAPONESES, GRINGOS, KRISHNAS, TESTIGOS, O EVANGELICOS NUNCA ME DEJARON VERLO.

Recuerdo un día que con Ángel (Mi hermano menor) me rebelé, le pusimos candado a la puerta de hierro y escondimos la llave, esto con el fin de impedir el paso de las hordas religiosas y disfrutar los muñequitos.

Ese día creímos que veríamos al Corre Caminos escapar de las garras del Coyote, por lo que con pop corn en las manos nos sentamos en la sala, prendimos el televisor y cuando escuchábamos una canción que decía así:

“Si estás en la carretera y oyes un pi pip, ten la seguridad que se trata de mi y si intentas seguirme te vas a perder, pues ni el feroz coyote me puede coger, corre caminos pipip es mas veloz que un jet, tonto coyote ya no sabe ni que hacer…”

Sonó el timbre de la puerta, mamá abrió y la señora Idaka con su séquito apareció tras ella, yo esbocé una sonrisa macabra de complicidad pues pensaba que nada podrían hacer contra el candado, jajjajaja, grande fue mi sorpresa al ver que entre los dedos de mi madre había una llave ¡NOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI!!!

Ella abrió y las hizo pasar… Lo cual se repitió una y otra vez hasta que ya tuve edad suficiente como para no ver muñequitos.

¿Entienden? Si Dios es tan necio como para enviar a un grupo de adultos a interrumpir  ¡Yo no quiero creer en Dios! jajajaja

Tal vez si las visitas hubieran sido a las 5 o 6 la historia fuera otra y hoy quien les escribe ostentara la investidura de obispo o predicador de alguna Iglesia.

Mientras tanto en mis sueños veo como Sam el Rey del Judo aparece en una iglesia y encuentra en un sacerdote al hombre tuerto que mató a su padre… JAJAJAJA

¡Gracias Mamá!

martes, 15 de marzo de 2011

MI PRIMER SALARIO Y EL ROMO ULTERIOR

Recuerdo vagamente mi primer contacto con la vida productiva, era el año 1994, yo tenía 20 años y vivía en casa del Ingeniero, el padre Banilejo que el destino puso en mi camino, de quien cada semana recibía la cuantiosa suma de RD$300.00 con los cuales echaba gasolina al carro, sacaba copias en la universidad y resolvía todas mis necesidades.

Un día no se por que carajos amanecí con la ambición revolteada, de repente los RD$300.00 que mi viejo me daba no eran suficientes, recuerdo que para la época mi afición por el romo y la calle, competían de hombro a hombro con las otras actividades de mi vida cotidiana.

Como un trago de romo costaba cerca de RD$20.00, la entrada de Neon, la disco de moda RD$30.00 y siempre había que dejarle RD10.00 o RD$20.00 a de la Paz el moreno que hacía las veces de seguridad y portero de dicho establecimiento, ya mis RD$300.00 no cubrían mis necesidades, máxime cuando el Mazda 929 que me servía de transporte debió ser incautado por Green Peace ya que cada vez lo encendía en Arabia Saudita un Sultán Árabe petrolero tenía un orgasmo.

Así me puse frente al computador y cuidando rigurosamente mi ortografía elaboré mi primer curriculum vitae (hoja de vida) de la cual imprimí en 30 copias y repartí por todos los despachos de abogados de la ciudad.

Agotado de dar bandazos y repartir mi resume por todas partes, al medio día llegué a la casa, ya todos estaban sentados en la mesa, el Ingeniero (mi padre) al escuchar la puerta y verme despierto, cambiado y activo a tan temprana hora del día, se sorprendió, pues no era común que yo me despertara y bajara a comer antes de que el segundo plato fuera servido, este al verme me preguntó:

¿Oh y que pájaro te picó?

A lo que yo respondí muy orgulloso, “Ninguno, estaba repartiendo curriculums por la ciudad a ver si consigo un trabajo”

Por vez primera y ahora que lo pienso la única, vi el rostro del Ingeniero iluminado por un dejo de orgullo, parece que creyó que moi (yo) estaba madurando y ese proceso me había despertado la necesidad de dejar de ser un vago improductivo para convertirme en un hombre de bien, el pobre, no sabía que el motor que impulsaba ese deseo por trabajar era la necesidad de andar a la par con mis panas en eso de comprar romo y fiestar, jajajajajaja.

Sentado en la mesa me hizo enumerar los lugares donde había depositado, entre los cuales se encontraba la firma de abogados que prestaba servicios de asesoría al banco donde el Ingeniero trabajaba como vice-presidente.

Mi suerte estaba echada, este movería todos los hilos para aprovechar mi insipiente necesidad laboral y no dejar pasar este milagro que me hacía salir de mi cama antes del medio día.

Esa semana fue muy agitada, muchas llamadas telefónicas recibidas, entrevistas de trabajo y una oferta, casualmente era del bufete que trabajaba para el banco.

Era insolito, no entendía la razón por la cual los periódicos se quejaban tanto de la falta de empleo en este país, pues en mi caso no habían pasado 15 días desde mi esfuerzo inicial hasta la contratación, al parecer el Dr. Satanás (Balaguer) no era tan ineficiente en aquello de crear nuevas fuentes de empleo, ignoraba yo que el viejo había movido sus influencias.

Mi primer día en la firma me entrevisté con la de recursos humanos, me informaron de mis funciones y mi salario, ganaría RD$1,750.00 mensuales, los cuales sumados a los RD$1,200.00 que me daban en casa hacía casi RD$3,000.00, ya me podía ir declarando millonario, la calle sería mía, podría brindar tragos y elevar mi nivel de vida.

Ese mes me rompí el lomo, no me lo van a creer, pero eso de ser mensajero con corbata e instrucción (paralegal) en un despacho de abogados de gente rica, no es tarea fácil, llegaba a las 8 y ya a las 8:30 me encontraba de camino con un maletín lleno de documentos y diligencias por realizar, lo peor era que las mismas debían ser llevadas a cabo en tribunales y oficinas públicas de los tiempos de Joaquín “Satanás” Balaguer, un presidente ciego, macabro, asesino e hijo de la gran puta y perdonen mi francés, que aparentemente gozaba con el hecho de que todo el sistema administrativo fuera un caos.

Los empleados públicos de entonces eran como máquinas traga monedas, no es que la cosa haya cesado del todo en está época, pero ya es mas moderado, si no sacabas una papeleta de RD$5.00 no obtenías nada de ellos, por lo que dicho mes invertí mas o menos RD$700.00 propios de los que recibía como semanal en avanzar mis obligaciones laborales.

Ese mes pasé mas trabajo que un forro de catre viejo en motel de tercera, trabajé mas de 8 horas diarias, sudé, lloré, gasté gasolina e invertí dinero propio esperando la tan sonada remuneración, la cual en mi mente de Power Ranger me llevaría a una vida de opulencia donde nunca faltaría un centavo para comprar romo.

Al fin llegó el día 30, recibí mi cheque ¡Era feliz! El esfuerzo estaba pagando sus resultados y mi vida de hombre rico se estaba iniciando.

Por casualidad era viernes por lo que llegar a casa representaba la recepción de otra partida económica por parte de mi padre, apresuré mis diligencias y lo más rápido posible enfilé a mi hogar.

Ya en casa, sentado en la mesa presencié uno de los hechos mas desagradables que he visto, uno que marcó mi vida para siempre, vi como mi padre sacaba de su cartera 3 billetes de 100 y se los pasaba a mi hermano menor, quien con una sonrisa robada recibió por vez primera su semanal, al tiempo de que mi viejo se volteaba y me informaba que para mi nada, que el no mantenía hombres que trabajaban… ¡NOOOOOOOOOOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MIIIII!

No se si por la mala fe, el deseo de romo o la mala utilización de los fondos que planeaba dar, el destino se había encargado de hacerme trabajar 8 horas días y disminuir a pesar de ello mis ingresos… Pero es cierto, mi primer mes de trabajo me jodí como un esclavo y devengué RD$150.00 menos que cuando no hacía nada…

Aprendí mi primera lección de repesto al dinero gracias al Ingeniero y su forma poco ortodoxa de hacer las cosas y la vida opulencia, romo, fiesta y mujeres gordas con panties de bolitas tuvo que esperar.

viernes, 30 de abril de 2010

HOMBRE DE BIEN


Resulta curioso el hecho de que la valoración de la bondad o valía de un hombre venga determinada por criterios puramente subjetivos.

Esta aseveración a razón de algo bien curioso que me sucedió hace un tiempo.

Todo el que sigue este blog o me conoce, sabe que tengo un amigo que vive en Puerto Rico y que el hecho de que se encuentre en el extranjero ha permitido que ambos estemos vivos, pues es la persona con la que mas alcohol he tomado…

Mantengo el recuerdo fresco de una de sus visitas a razón de la celebración de la “semana” de despedida de soltero de su compadre E. un tipo muy similar a el en cuanto a sus gustos por las sustancias destiladas, las mujeres con perfume fuerte y la noche y por tanto un alter-ego mío.

Estos carajos llegaron, salieron del aeropuerto, les fueron entregadas sendas cervezas presidente y la fiesta comenzó…

Todo había sido debidamente planeado, desde los lugares a visitar, las actividades, las personas invitadas y las provisiones alcohólicas, no quedó ni un solo cabo suelto que evitara que E., ese amigo entrañable gozara de una despedida de soltero como debe ser.

Yo creo que las despedidas de soltero tienen su nacimiento en la vieja costumbre de otorgarles un último deseo a aquellos condenados a morir.

Si lo piensan bien es bastante altruista o noble tatuar con un buen recuerdo la mente de aquellos en cuyo monitor de vida próximamente aparecerá la frase “GAME OVER, INSERT COIN” una vez el padre, ministro u oficial del Estado Civil dicte su sentencia lapidaria declarándolos MARIDO Y MUJER.

Por ello fuimos a todos los bares de la ciudad, nos tomamos el mundo, no quedó gota de alcohol disponible y eso que solo era el primer día, las actividades de los subsiguientes no pueden ser publicadas…

Bueno…, eran las 2 de la mañana, ya ebrios, los tres decidimos ir a ese lugar de sano esparcimiento familiar, esa casa llena de moralidad donde solo trabajan las mas finas, educadas y recatadas niñas de la sociedad, EL DOLL HOUSE… (UN PUTICLUB).

Estacionamos el Pegote (MI CARRO) y luego de pasar un detector de metales y ser manoseados por un moreno gigante entramos.

El lugar llenaba las expectativas, frente a nosotros el tubo donde una niña de coro de iglesia hacia algunas piruetas con el atuendo propio de este tipo de actividad (NADA).

Nos sentamos, pedimos más tragos (COMO SI EL CUERPO AGUANTARA O NO ESTUVIERA YA SATURADO) y me puse a recrear la vista mientras mis amigos estaban ayudando financieramente (Tirando dinero, colocándose en la tarima, etc...) a estas pobres niñas de familia.

En este discurrir nos dieron las cuatro de la madrugada, por esta razón pedimos la cuenta, la cual llegó mas rápido que la eyaculación de un gallo, sacamos nuestras carteras, presentamos nuestras tarjetas de crédito, solo para recibir la gran noticia de que no podíamos pagar con ellas.

Como comprenderán ninguno de nosotros poseía efectivo, pues todo el que cargábamos cuando llegamos fue donado a esas pobres infelices que no tenían ni para comprar ropa, razón por la cual me encomendaron la misión de ir a un cajero automático para sacar dinero, mientras ellos se quedaban en compañía de Willie Macana y Amansa Guapo, dos (2) enormes muchachos de seguridad.

Así lo hice, tomé el Pegote (MI CARRO), activé el piloto automático y por instrumentos pues el jumo no me daba para mas llegué a un cajero que hay en un centro comercial en las cercanías.

Entré el vehículo en el estacionamiento, utilicé el cajero (LA MEMORIA HUMANA ES INCREIBLE, FUNCIONA HASTA EN SITUACIONES DE DESVENTAJA COMO UN JUMO EXTREMO, PUES RECORDE MI CLAVE) y cumplí con mi misión.

Me subí al Pegote de nuevo, puse la reversa, aceleré un poco y CATAPLAAAAAN choco con algo.

Al sentir el golpe subo mi cabeza y miro por el espejo retrovisor solo para darme cuenta de que en el horizonte que se desdibujaba a través del reflejo solo se veía un vehículo blanco, con unas centellas rojas sobre su techo en cuya puerta se leía POLICIA NACIONAL…

¡NOOOOOOOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI!

3 segundos mas tarde ante mi se encontraba la figura de un corpulento cabo de la institución del orden que me exigía bajara el cristal.

Al hacerlo puedo jurar que olió el aroma que despedía mi vehículo, pues puso cara de pepinillo (CARA DE RECHIN, CARA DE AGRIO) cuando sostuvimos esta conversación:

YO: offficcciiial buena nochesss.
POLICIA: USTED ESTA PRESO, muy preso…
YO: PREEEEEEEESO?
POLICIA: SIIII PRESO POR ESTAR EBRIO Y CHOCAR LA PATRULLA;
YO: NO ES VERDAD QUE ESTOY BORRACHO… (EL LITRO DE CHIVAS POR MITAD QUE TENIA A MI LADO NO ME DEJABA MENTIR… SI SOLO ME HABIA TOMADO LA MITAD DE UN LITRO… ¡CARAMBA QUE CALUMNIA!)
POLICIA: USTED ESTA PRESO, SALGA DE AHÍ;
YO: YO NO TOY PRESO;
POLICIA: QUE SI QUE USTED ESTA PRESO;
YO: QUE NOOO, USTED VERA QUE NO…;
POLICIA: SALGA DE AHÍ… VENGA PA PONERLE LAS ESPOSAS;
YO: QUE NO ESTOY PRESO… LE DIGO;
POLICIA: SALGA LE ORDENO, USTED ESTA PRESO;
YO: TU VERA QUE YO NO ESTOY PRESO NA… LLAME AL JEFE DE LA PATRULLA!
POLICIA: SARGENTO… VENGA QUE ESTE BORRACHO NO QUIERE ENTENDER…

Ante mi se presentó el sargento, le di la mano para saludarlo y al retirarla le deje caer una papeleta de RD$1,000.00, fue cuando escuché la frase mas sensata de toda la noche, cuando este dijo:

“Cabo ¡Carajo! ¿Qué es lo que usted esta molestando a este ciudadano? NO VE QUE ES UN HOMBRE DE BIEN…”

Al parecer el Sargento si sabía distinguir a la gente y separarla de los criminales y borrachos...

Lo mejor fue que no solo me dejaron en libertad conduciendo mi vehículo bajo los efectos, sino que incluso me escoltaron hasta el Doll House… jajaja

No se si este tipo de cosas sucedan en otros lugares, lo que si está visto es que nuestra institución del orden sabe como cuidar a los ¡HOMBRES DE BIEN! ¡QUE VIVA LA POLICIA NACIONAL!!!

miércoles, 10 de febrero de 2010

EL T-RAPTOR, LA DOMESTICA Y LAS CONTRARIEDADES CULINARIAS DE MI INFANCIA

Uno nunca termina de conocer a la gente, hurgando en unas gavetas en mi casa materna encontré varios artículos sobre la vida y la biografía de Steven Spielberg, esto me sorprendió pues no había reparado en la admiración que ella le tenía a este director de películas de ciencia ficción.

Buscando más profundo me tropecé con algo que nunca pensé que encontraría, en mis manos reposaba el manual, la Biblia, la enciclopedia para la contratación de muchachas para el servicio doméstico, EL ALBUM CON TODAS LAS FOTOS Y DESCRIPCIONES DE LOS ANIMALES PREHISTORICOS DEL JURASSIC PARK.

Aparentemente Mr. Spielberg había diseñado un protocolo infalible para evitar que tres (3) seres en la pubertad (MIS HERMANOS Y YO) recurrieran al viejo hábito de perder la virginidad con la doméstica, el cual mi madre pensaba seguir al pié de la letra, claro era partidaria del viejo dicho que reza ¨Es mejor evitar que remediar¨.

A consecuencia de esto en la parte trasera de nuestra casa siempre habitaron seres como traídos de otros planeta, en eso de buscar domesticas (MUCHACHAS DEL SERVICIO, SIRIVIENTAS), mi madre se las traía.

Hubo de todo y créanme que no exagero, nada con apariencia medianamente humana, desde Mecho la nacional haitiana que tenía 24 dedos (6 en cada mano y cada pié), hasta Aleyda una Azuana ¨Evangelica¨ que se escapaba todas las noches a fornicar con Daniel el Sereno del Edificio.

YO: ¨Mamá Aleyda se va todas las noches y le da besitos a Daniel, yo la vi, te lo estoy diciendo¨;

MAMA: ¨Mira muchacho del diablo no digas esas cosas de esa señora tan seria, una mujer que solo sabe hablar de su biblia y de los Salmos ¡CARAMBA!¨

No quieran ustedes imaginar la cara de sorpresa que puso mi madre cuando Aleyda, esa señora tan ¨Seria¨ como ella decía, renunció porque estaba embarazada de Daniel quien by the way estaba casado… jajajja… SANTO PECADO.

La mejor de todas, el clásico por así decirlo, es Chede o Mercedes como fue bautizada, para mi que esta salió del centerfold del álbum, era algo así como una combinación entre el T-RAPTOR (sin su inteligencia) y Cuco Valoy porque era calva. La tipa era más fea y bruta que la palabra SOBACO.

La era de Chede fue sin dudas las mas oscura de todas, la tipa no sabía ni pasar un huevo por agua, a razón de esto la hora de la comida entre mis hermanos era referida como LA HORA DEL LODO.

Yo y mis hermanos siempre regresábamos del Colegio (La Salle) a pies, el sol nos calentaba las cabezas, el hambre hacía que nuestros estómagos se retorcieran y aun así los 5 kilómetros que debíamos transitar, lejos de sentirlos alejados se percibían como una minúscula grieta entre nuestras anatomías y la guillotina, pues sabíamos que al llegar a casa nos expondríamos a las destrezas culinarias de Chede.

Su repertorio estaba compuesto desde un arroz con maní y un pollo seco y quemado, hasta un sancocho (SOPA CON MUCHAS CARNES) sólido que había que comer con cuchillo y tenedor.

Una vez mamá compró unos camarones para hacer un asopao (ALGO ASI COMO EL RISOTO EN ITALIA) en el fin de semana, nosotros esperábamos con ansias los sábados y domingos porque sabíamos que esos días recibiríamos alimentos para consumo humano ¡Claro si mamá era quien cocinaba!.

El día designado mamá se levantó temprano y se puso manos a la obra, Chede a su lado picando verduras, mientras ella disponía todo lo relativo a los platos que degustaríamos.

Estando en eso se dirigió al congelador, lo abrió, husmeó por todas partes y preguntó:

¿Chede donde están los camarones que tenía guardados?

A lo que ella ágilmente respondió: Doña ¿Camarones? Yo no se lo que es eso… No será algo a lo que le cayó cucarachas dentro del freezer que yo voté la semana pasada?

La genio pensó al ver las patas y antenas de los camarones que se trataba de cucarachas, que animal…

Fue la última vez que la vimos, gracias a ese error mamá decidió prescindir de sus servicios y por unas semanas comimos comida de verdad.

Como al felicidad en casa del pobre no dura, tras un corto periodo de festín estomacal, mi madre decidió nuevamente recurrir a su ALBUM/MANUAL y contratar a un espécimen más.

De haber sabido de donde provenían los especímenes, seguro me hubiera pasado la infancia esperando el meteorito que se estrelló en el planeta Tierra y fomentó la extinsión de los dinosaurios, ahora entiendo porque cuando vi en el cine la película JURASSIC PARK no me pareció tan asombrosa…. Jajajjaa

LO PEOR ES QUE ESTA HISTORIA SE REPITE Y SE REPITE EN TODOS LOS HOGARES DE CLASE MEDIA Y ALTA…

¿Y TU TENIAS UN T-RAPTOR EN TU CASA? ¡CUENTAME TU HISTORIA!

lunes, 11 de enero de 2010

CONTRABANDO EN EL AEROPUERTO Y LAS PENURIAS DEL GORDITO

Siempre he viajado ligero de equipaje, no es que salga mucho del país, pero las veces que me ha tocado he salido poco cargado, detesto esperar de más en la correa de las maletas y más aun el stress de que se te pierdan, por esta razón solo llevo equipaje de mano.

Recuerdo la Semana Santa del 2005, con mi amiga Carol quien vive en Florida había planeado un viaje a Disney, tenía varios años sin saludar a mi amigo Mickey Mouse y ya me estaba haciendo falta.

Como siempre empaqué mis cosas en una maletita de mano con rueditas, sus dimensiones exactas para que me la dejaran entrar al avión, tomé mi pasaporte, el ticket, el dinerito para gastar, llamé a mi madre para despedirme y en un taxi llegué al aeropuerto.

Ya en la fila de American Airlines cuando estaba a punto de chequearme, un amigo de larga data me saluda, nos damos cuenta de que nos vamos en el mismo vuelo e intercambiamos teléfonos para juntarnos cuando lleguemos.

Estando en eso mi pide un "favorcito", el loco venía sobrecargado de equipaje y queria que chequeara como propia una de sus maletas.

No lo pensé dos veces y le dije que si, total era mi pana, lo conocía desde miles de años atrás y sabía que era incapaz de meterme en un lío, ademas necesitaba mi ayuda so-pena de tener que pagar un dinerito a la línea área por exceso de peso.

Me entregó una maleta y la chequee a mi nombre, abordamos el avión y nos sentamos juntos, cuanta risa, cuanto joder en esas 2 horas y media que duró el vuelo.

Llegamos al aeropuerto de Miami, pasamos migración, un Gringo enorme con pistola en el cinto y computadora con mi gran foto haciendo las preguntas de rigor ¿Reason of your visit? ¿How much time you plan to stay in the US soil? etc..

Un paréntesis ¿Por causalidad alguien sabe la razón por la cual los agentes de migración en los aeropuertos americanos te reciben con una pistolota en la cintura? Mi hija el otro día me hizo esa pregunta y no supe que responder.

Luego de dejar las huellas digitales, el olor de un peo empacado en una botella, la marca de un golondrino de mi sobaco en una foto, los nombres, direcciones y teléfonos de todos mis compadres que viven en USA y jurarle por mi madre santisima al gringo que no me iba a quedar, me dejaron pasar (PERO QUE DIFICIL SE HACE ENTRAR A ESTADOS UNIDOS).

Con mi pana me puse junto a la correa donde debían salir las maletas y una a una fueron apareciendo.

Las tomamos y enrumbamos a la máquina de rayos X para ver el contenido, miles de letreros por todas partes, que si traer animales exóticos estaba prohibido, que la multa era de US$500.00, que si la Gripe Aviar, que si la Fiebre Porcina, que si la Fiebre Abstoza, ya ustedes saben, aquello parecía un mural de una clase de Veterinaria, jejejje.

Nos colocamos en una fila, mi amigo pasó primero, revisaron su equipaje tras lo cual siguio rumbo a la puerta de salida, llegó mi turno, pasaron mi bulto y la maleta propiedad de mi amigo, no hubo novedad.

Cuando me disponía a salir, UN PERRO ENORME DE ESOS ENTRENADOS PARA OLER Y LADRAR, le cogio conmigo, "jau, jau, jau, jau" sonaba como Dino (El de los Picapiedras cuando Pedro llega a la casa), yo me puse blanco, literalmente me cagué del susto, el policía que traía al perro me detuvo y todo el mundo se puso a mirarme.

Me quitaron la maleta, la subieron a una mesa y frente a todos los pasajeros que habían allí la abrieron, YO ESPERABA LO PEOR, DROGA, EXPLOSIVOS, UN CHINO ILEGAL, LO PEOR, me vi tras las rejas, me vi llamando a mi mamá, me vi con un uniforme de rayas y un número en el pecho, me ví en la Cárcel de Guantánamo preso con un primo de Bin Laden, todo por ser buena gente y ayudar a mi pana ¡NOOOOOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI!.

Todo parecía una conspiración, mi pana sabía, el sabía, me la había hecho, estaba jodido, comenzaron a sacar cosas de la maleta, ropa de mujer (no se pa que carajos), una botella con un remedio de rábano con miel (COMO SI EN USA NO HUBIERA RABANOS Y MIEL) y finalmente ¡UN SALAMI DE MALLITA INDUVECA DE LOS GRANDES!

Todos en el terminal se echó a reír, yo mientras tanto podrido de vergüenza.

El salami fue incautado, por suerte dado que no tenía antecedentes previos, el policía y un inspector de aduanas me cogieron pena y me dejaron ir sin imponerme la súper multa que me tocaba por ser traficante de SALAMIS.

Cuando logré salir del aeropuerto mi pana que estaba de lo más quitado de bulla me pregunta ¿Te pasó algo? ¿Por qué duraste tanto? YO NO LE DIJE NADA, LE ENTREGUE SU MALETA Y ME FUI…

Desde ese día no llevo nada de nadie, no subo a una areonave nada de nadie y hasta mi equipaje lo reviso 3 veces.

martes, 22 de diciembre de 2009

DEUDA PENDIENTE EN EL REINO DE JABBA THE HUTT


Domingo por la tarde, típico fin de semana de rutina, mi lujuria durmiendo y yo aburrido, sonó mi teléfono, al otro lado del auricular una voz femenina.

Un simple hola fue suficiente para derretirme, yacía sobre el pavimento como una plasta, era ella, la musa de muchos de mis sueños, una diosa con la cual por causas del destino a pesar de mis mejores esfuerzos nunca pude copular.

Luciana, físicamente la encarnación perfecta de la mujer ideal, alta, pelo largo y negro, fina, linda, de esas que con su sola presencia arrancan la mirada del mas despistado, otrora reina de concurso nacional de belleza.

No salía de mi asombro, no podía creer que se recordara de este simple mortal.

ELLA: ¿Qué haces mañana?
YO: ¡LO QUE TU DIGAS MAMI!
ELLA: PASAME A BUSCAR
YO: CLARO
ELLA: A LAS 8 QUEDAMOS
YO: Siiii

Como la cosa esta mala, me pasé todo el día recaudando fondos para mi travesía nocturna con esta beldad, no se escatimarían esfuerzos para completar el cometido, a mi entender ella tenía una deuda de feromonas, endorfinas, sudor y dinero pendiente con este gordito.

A las 7:30 de la noche abordé el Pegote, cuando me encontraba a una esquina de su casa la llamé para decirle que estaba llegando, no existen palabras para describir lo que me sucedió cuando llegué a la vera de su puerta, el pulso se me elevó y una semi erección entre mis piernas se hizo presente.

Finalmente salió de su edificio abordó mi carro, me dio un beso en la mejilla y me dijo “Invité a una amiga ¿Te importa?

La mente humana es increíble, pues en el mismo tiempo en el que la erección se hizo palpable al verla, así mismo se bajó al escuchar sobre la invitación a su amiga, quien acto seguido apareció en la escena.


Su nombre era María, para describirla confórmense con saber que era una versión de Jabba de Hutt en miniatura (Ver Wilkipedia), entró a mi vehículo y como un parásito el resto de la noche se alojó en mi vida.

A las 8:00 en punto llegamos al lugar, me detuve en frente para que se desmontaran, al hacerlo les pedí que aprovecharan para buscar una mesa en lo que yo estacionaba el Pegote, lo que me tomó mas o menos 15 minutos.

Grande fue mi sorpresa al llegar a la mesa y darme cuenta de que sobre la ella se encontraban los cadáveres de 4 vasos, en mi ausencia de solo 15 minutos habían apurado 4 tragos de vodka, el tercero en sus manos ya más debajo de los hombros.

GBP quien fuera mi jefe por espacio de 12 años siempre decía “Tu principal virtud al mismo tiempo es tu principal defecto”, en mi caso el optimismo, al ver la cantidad de alcohol que estaban ingiriendo y el paso con el cual lo estaban haciendo pensé que eso me ayudaría a lubricar mi llegada, marcando el camino entre sus piernas que equivocado estaba.

La noche fue larga, las agujas del reloj estaban atascadas, solo hablaban puras incoherencias, al cabo de 2 horas y 5 tragos per-capita (yo solo me tomé 1), ya estaba harto y avergonzado, pues la reina en su euforia insultó a todos los camareros que nos atendieron.

La gente a nuestro alrededor nos miraba, a mi con cara de pena y a ellas con asco, claro si yo era un rehén de la bella y la bestia y nadie estaba dispuesto a intervenir.

En eso sentí un rayo que caía del cielo, al observarlo noté como las nubes negras se acumulaban sobre mi, algo tapo mis ojos, sentí un perfume conocido y una voz risueña que decía ¿Adivina quien es?

Instantáneamente reconocí su timbre de voz, EN MI MENTE MUY ALTO SOLO RETUMBABA LA EXPRESION MESIANICA QUE DICE ¡NOOOOOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI! Mi ex – novia, una que me había dejado y no precisamente porque así lo hubiera deseado, esa que desde que la conocí es el parámetro para medir lo que en realidad quisiera como pareja, estaba ahí saludándome, atestiguando como yo me prostituía al hacerme rehén voluntario de la reina y su horrenda amiga.

Me miró con ojos de desaprobación, mientras Luciana soltaba una carcajada histérica no se por que mierda, penosamente Harry Potter no estaba cerca, su capa de invisibilidad me hubiera resultado muy útil en ese instante.

Ella se despidió de mi con cara de preocupación y me dejó abandonado a merced de esas dos.

Mi rol en aquella mesa pasó de ser el de macho alfa al de simple proveedor de alcohol, de cuando en cuando LUCIANA vociferaba “ESTOY SECA” contra lo cual un mesero llegaba y le hacía el re-fill.

Como ser iluso es inversamente proporcional a tener sentido común y ya en aras de alojarme entre sus piernas había aguantado de todo (MI EX ME VIO, MIS AMIGOS ME VIERON, ESCUCHE 3 HORAS DE PURA MIERDA y AGUANTE A JABBA DE HUTT) pensaba que solo me quedaba cobrar mi premio.

Pedí la cuenta, ella se percató de ello y armó un motín en la mesa, todos se dieron cuenta, “NOOOOOOOOOOOOOOO YO NO ME QUIERO IR” “ESTOY SECA” “TU DIJISTE QUE ME LLEVARIAS DE VIAJE” “YA NO TE QUIERO”, la mandíbula se me cayó, NOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI de nuevo, al cabo de unos segundos ambas tomaron sus bolsos y huyeron de mi presencia dejándome atrás con un cuentón mas largo que la deuda externa, una verguenza enorme y mi prestigio por el suelo.

Esa noche comprendí que el cuerpo humano está fuera del comercio jurídico (NO PUEDES PAGAR CON ALCOHOL LO QUE LUEGO RECIBIRAS EN ESPECIE), que las cuentas pendientes en materia sexual no existen, que el exceso de belleza es inversamente proporcional a la sensatez.

Luciana y Jabba deben estar por ahí planeando secuestrar a su próxima víctima ¡CUIDADO!!! y yo por lo pronto perdone esa deuda pendiente LA CUAL NO QUIERO COBRAR.