jueves, 7 de abril de 2011

PAPA DIO, EL GORDITO EN EL REINO DE BUDA... POR QUE SOY ATEO

¡Soy ATEO! Lo confieso y no me da vergüenza!

No siempre fui así, mi falta de fé es el resultado de algún trauma de infancia o la falta de muñequitos a la hora adecuada.

Les cuento:

Nací en el seno de una familia rota cuando tenía 4 años el Ingeniero y la doña tomaron la sabia decisión de tomar caminos separados y divorciarse.

Pienso que fue sabia esa decisión, porque ahora que los observo son como el aceite y el agua, como el chocolate y la medicina, como el romo y el suero de hidratar.

El Ingeniero es rosca izquierda, difícil de penetrar, poco espiritual, duro del codo y muy reflexivo, por su lado Dona Ada es la evocación perfecta de la felicidad, alguien que no le da mente a nada, fanática de las religiones, dioses, doctrinas y actividades esotéricas.

¡Yo no veo como esos dos liguen! ¿Ustedes si?

Como era de esperarse me crié en la casa de Doña Ada, sufriendo así los embates de ese camaleónico gusto por cambiar de religión.

Es que en eso de creer en Dios mi madre era un poco pirata, no tenía bando fijo, hoy era evangélica, mañana mormona, pasado budista y así sucesivamente, esto se reflejaba en toda la extensión del calendario:

Los lunes era evangélica y con biblia en mano recibía a 3 predicadoras con sus faldas largas, moños y ausencia total de maquillaje.

Los martes era Hare Kishna recibiendo a 3 tipos con cabezas afeitadas, túnicas, un olor a “Monito juyendo” (MAL OLOR, GRAJO, DESCOMPOSICION, PODREDUMBRE, ETC…) y una nota (viaje, trip, join) producto de algún psicotrópico.

Los miércoles era el turno de los Testigos de Jehová quienes con su visión exegética (LITERAL, CERRADA) de la Biblia pasaban por casa a explicarnos con lujos de detalles las razones por las cuales debíamos creer en la existencia del Jardín del Edén, Adán y Eva y un millón de cosas absurdas mas.

Los jueves era el turno de los mormones, debo confesar que era el grupo que más me gustaba, pues a casa llegaban 2 o 3 misioneros de los cuales siempre había al menos una gringa, rubia y bonita, lo cual era muy apetecido durante mi morbosa adolescencia.

Los viernes era el peor día, el favorito de Mamá, recibía la visita de la señora Idaka, Yoko, Keiko, Akiito y otros Japoneses, juntos prendían incienso y con una campanita, frente a un altar que había en la sala justo al lado de la TV, arrancaban a rezar repitiendo MIL Y UNA VECES un mantra que decía NAMIO JOREN GEKIO…

¿Saben los que es eso? Todos los invasores eran mas puntuales que un Suizo, a las 3:00 de la tarde, justo cuando el letrero de WB y la canción del Corre Caminos aparecían en la pantalla, el timbre sonaba y los rezadores se apoderaban de mi vivienda.

Era como para llorar, el Show de Porky nunca pudo ser disfrutado, no conozco cual fue el destino de Candy, no se si el Galáctico se levantó a la princesa Aurora o si por el contrario Glotín en el Toro Espacial se había hecho con ella, LOS JAPONESES, GRINGOS, KRISHNAS, TESTIGOS, O EVANGELICOS NUNCA ME DEJARON VERLO.

Recuerdo un día que con Ángel (Mi hermano menor) me rebelé, le pusimos candado a la puerta de hierro y escondimos la llave, esto con el fin de impedir el paso de las hordas religiosas y disfrutar los muñequitos.

Ese día creímos que veríamos al Corre Caminos escapar de las garras del Coyote, por lo que con pop corn en las manos nos sentamos en la sala, prendimos el televisor y cuando escuchábamos una canción que decía así:

“Si estás en la carretera y oyes un pi pip, ten la seguridad que se trata de mi y si intentas seguirme te vas a perder, pues ni el feroz coyote me puede coger, corre caminos pipip es mas veloz que un jet, tonto coyote ya no sabe ni que hacer…”

Sonó el timbre de la puerta, mamá abrió y la señora Idaka con su séquito apareció tras ella, yo esbocé una sonrisa macabra de complicidad pues pensaba que nada podrían hacer contra el candado, jajjajaja, grande fue mi sorpresa al ver que entre los dedos de mi madre había una llave ¡NOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI!!!

Ella abrió y las hizo pasar… Lo cual se repitió una y otra vez hasta que ya tuve edad suficiente como para no ver muñequitos.

¿Entienden? Si Dios es tan necio como para enviar a un grupo de adultos a interrumpir  ¡Yo no quiero creer en Dios! jajajaja

Tal vez si las visitas hubieran sido a las 5 o 6 la historia fuera otra y hoy quien les escribe ostentara la investidura de obispo o predicador de alguna Iglesia.

Mientras tanto en mis sueños veo como Sam el Rey del Judo aparece en una iglesia y encuentra en un sacerdote al hombre tuerto que mató a su padre… JAJAJAJA

¡Gracias Mamá!

8 comentarios:

Wilfredo Bello Gonzalez dijo...

Wilfredo Bello González La doña se las traía. Quería estar bien con todos, cualquier parecido a nuestro políticos es pura coincidencia.

Anónimo dijo...

De las excusas más vagas y sin sentido del por qué una persona es atea, es la que expones.
No pierdes oportunidades para atacar a los religiosos que sacan de su tiempo para llevarle un mensaje de Dios a la gente.

Hay gente en las religiones que son charlatanas, pero tambien hay mucha gente seria y de buen corazon.

No es justo estar humillando y denigrando a las personas que creen en Dios. Y tomando en cuenta la delincuencia que hay en el pais.
Este post es una burla y una forma de mofarse de los creyentes, incluyendo a tu madre, la cual parece que tenia mucha fe.

Rosa B. dijo...

guiiiiiiiidooooooooo,,,pero te sabes de memoria la cancion de corre caminos
para no haberlo vistoooo
jajajajajajajajajajja
no sabia que estaban divorciados tu papa y mama
jajajajajaja
asi con todas estas historias uno se va enterando de tu vida privada
pero no me digas que eres ATEO,,,, eres un hijito de papa Dios,,,que te jartaron de tanta visita!"!!!!

Guido Gil dijo...

El amigo Anonimo como que no tiene sentido del humor o no sabe tomarle la esencia a lo que escribo.

En literatura existe una figura llamada satira y es lo que he tratado de reflejar.

Si lees detenidamente el post, te daras cuenta de que solo se plasman apreciaciones personales con respecto a las personas que visitaban mi casa y el hecho de que lo hacian todos los dias a la hora de los munequitos.

No he emitido ningun jucio con respecto a la religion y mucho menos he tildado de nada a quienes la practican.

La intencion es simplememente expresar una viviencia y hacer reir con las situaciones vividas durante la infancia.

Si tome lo de mi escepticismo religioso como punto de partida lo hice para contraponerlo frente a una realidad que quiera contar.

Mis razones para no creer son mucho mas profundas que las que se expresan en el escrito, lamentablemente este no es el foro y tu no eres la persona para explicar cuales son.

Lamento que no no te haya gustado, pero gracias a "Dios" (JEJEJEJE) en este pais hay libertad de expresion.

Guido

Amelia dijo...

Que bobo eras Guido... eso era para que te fueras a practicar algún deporte todas las tardes y esperar los jueves a ver si te ligabas una gringuita!!! ...no tendrías la pansa que tienes ahora!! fueras un hombre atlético!!! :oP
AC;o)

Anónimo dijo...

Guido!!!

Buenísimo su post.. como todo lo que escribe. Refleja bastante la visión que una(o) tiene en la infancia de la religión. Buena memoria la suya, por cierto busque en youtube el final del Coyote y el Correcaminos... es un clásico.

Siga escribiendo,

Angela

Lily dijo...

Hola Guido! Tu blog es una cura, me arrancas la risa de la forma mas espontanea y repentista con tus anecdotas tan ocurrentes...la WB...memorable wao! jajaja! Que gusto volver a leer tus escritos, que Dios te bendiga siempre querido amigo.

Lily

Alicia dijo...

"Si Dios es tan necio como para enviar a un grupo de adultos a interrumpir ¡Yo no quiero creer en Dios!"

Jajajajaja!!!! Mi parte favorita de todo el post.

Saludos!