miércoles, 28 de enero de 2009

ROAD TRIP (El exceso de consumo de alcohol es perjudicial para la salud Ley 4201)

PRIMERA PARTE (PARTE I)

Era el un viernes del mes de julio del 1996, mi amiga Kira se casaba en Santiago y tenía que asistir.

Salí de casa temprano en dirección al trabajo, en la parte trasera de la celebre guagüita Opel, tenía colgado el traje y la corbata que me iba a poner esa noche.

El plan era el siguiente, iría a la oficina y cerca de las 5:00 P.M. tomaría carretera para estar en Santiago a más tardar a las 8:00 P.M., la agenda incluía una parada técnica en la casa de mi novia que vivía en La Vega, donde me facilitarían una ducha y me cambiaría.

Por paradojas de la vida ella estaría en Santo Domingo ese fin de semana, por lo que cuando llegara a su casa para usar las facilidades, no estaría presente y por lo tanto no me podría acompañar a la recepción.

Tenía el tiempo exactamente contado, la boda era a las 8:30P.M. en la Catedral, de cuya ubicación creía estar seguro ya que nací en Santiago y aunque nos mudamos a Santo Domingo antes de que el acento con la “i” se me pegara y/o me cogiera con ser Aguilucho (gracias a DIOS LICEY CAMPEON), casi todos los veranos de mi infancia visitaba esa ciudad, por lo que tenía un mapa mental más o menos acertado sobre la misma.

Como las cosas en mi vida no pueden ir exactamente como lo planeado y la Ley de Murphy siempre se manifiesta, no bien había pasado el peaje del K.M. 28 cuando me tropecé con un tapón (embotellamiento) lleno de carros, esto debido a que el Presidente “Satanás” perdón-digo Balaguer, en un acto de campaña electoral viendo que el difunto Peña Gómez había prometido una ampliación de la autopista Duarte, decidió iniciarla él sin planificación ni nada.

Ahí perdí como 40 minutos de mi contado tiempo, al aire acondicionado del carro le faltaba gas por lo que no enfriaba, durante el tapón me sentí como un lechón dentro de una caja china en vísperas de navidad, los sudores profusos por todas las cavidades de mi cuerpo, lo que alejó la posibilidad de firmar un pequeño vale y saltarme la ducha para llegar a tiempo.

Llegué a La Vega a las 8:15P.M. entré a la casa de mi novia y casi sin saludar me dirigí al baño, donde me pegué un baño expreso que me permitió estar en la carretera totalmente cambiado a las 8:45P.M.

Estaba realmente en aprietos pues si no llegaba a tiempo a la iglesia no podría ir a la recepción, la cual sería sostenida en una finca en Gurabo a la cual no sabía llegar, por lo que abusé del pobre Opel Corsa, Motor 1100 c.c., 60 caballos de fuerza que tenía por vehículo (casi una bicicleta con motor en cuanto a su potencia) y pude estar en la iglesia a las 9:10 P.M.

Me estacioné frente a un canal de televisión que había o hay en la calle el Sol y salí corriendo hasta la puerta de la iglesia, miré en su interior y la ceremonia estaba aun teniendo lugar, por lo que respiré reconfortado.

Entré sigilosamente, mientras buscaba un asiento me di cuenta de que todo el vivo me miraba, me sentí como Ben Braddock el personaje interpretado por Dustin Huffman en la película El Graduado (The Graduate), al darme cuenta de que me había equivocado Iglesia y por lo tanto de Boda.

Salí corriendo y le pregunté a un guardián donde estaba la Catedral, el tipo me miró como si yo fuera un extraterrestre y me explicó que estaba en la misma calle pero al inicio de la misma.

Sin prisa pues pensé que para ese momento 9:25P.M. ya todos se habrían marchado y por lo tanto perdido mi única oportunidad de llegar a la recepción, me dirigí finalmente a la Catedral.

Por un golpe de suerte mientras bajaba por la Ave. Las Carreras me crucé con la caravana de la boda y sin estar seguro decidí seguirla.

Llegamos a nuestro objetivo (la recepción) y me sentí feliz pues el Sr. Murphy (Si algo puede ir mal irá mal) no me jugó una de las suyas, estaba en la fiesta correcta.

Allí me desmonté, saludé a un par de los invitados, me dirigí a donde los recién casados y los felicité, tras lo cual hicieron el primer brindis de Champagne.

Debo confesar algo, aunque muchos me consideren un bebedor experimentado, declaro y juro con mi mano derecha sobre la biblia que no soy muy bueno con esas bebidas espumosas, por eso siempre las evito.

En esa época no estaba al tanto de ese problema y me tiré como 20 copas de esa vaina, tras lo cual todo antes de la cena, cambié a whiskey.

Ya se imaginarán el JUMO que me pegué, yo ni cuenta me di, en mis 20’s me ponía necio cuando me emborrachaba, cuando digo necio imagínense a un gato amarrado, a un aguilucho ganado, a un evangélico predicando, a una mujer con menopausia y a un niño sin cumpleaños, todo al mismo tiempo.

Me di cuenta de mi estado tras ver que una muchacha que había puesto interés en mi, de repente salió huyendo y no regresó.

En ese momento decidí marcharme para no mancillar mi fama y evitar que me recordaran con el borracho de la boda.

Me subí en la guagüita Opel y salí sin rumbo por la ciudad, estaba guiando por instrumentos, el Ángel de la Guarda que Dios me designó al nacer, estaba ahí trabajando horas extras, el pobre… el día que me cobre lo que le debo por protegerme, creo que no habrá dinero en el mundo para pagarle.

La idea era buscar un hotel donde tirarme y dormir hasta el otro día. No se por que causa, creo que porque estaba en mi ruta de salida, le pasé por al lado al Gran Almirante y me estacioné.

Allí en vez de dirigirme a la recepción y pedir una habitación, borracho necio al fin, me metí en el Alcazar, la discoteca del hotel, donde seguí mi bacanal etílica.

Como a las 4:00 A.M. ya en estado de coma, decidí que me iba a dormir, pero no en una habitación del hotel, sino en mi cama, en mi casa de la capital y como Superman abordé una vez más mi carro, desperté a mi Ángel de la Guarda y salí por la autopista rumbo a Santo Domingo.

Todo estaba muy bien hasta que salí de Santiago, la soledad, la borrachera y el cansancio, estaban haciendo presa de mi, cavilé como 2,000,000 de veces, me dormí por momentos mientras conducía, a la verdad que mi Ángel de la Guarda sabe guiar, pues no me pasó nada.

De repente pasé por la entrada de La Vega, el sentido común hizo aparición por primera vez esa noche y entré al pueblo.

No fui a un hotel, noooooooo, Don Guido quemao de un jumo (súper borracho) decidió ir al único sitio en el mundo donde no debían verlo en ese estado, a la casa de su novia, donde se estacionó en la marquesina, tocó el timbre, despertó a todo el mundo y lo hicieron pasar.

Gracias a Dios, los dueños de la casa Don Marcos y Doña Hilda (El padrino y la Madrina) estaban en la casa de Jarabacoa, por lo que no pudieron presenciar mi estado… Le debo un dinero rendido a mi Ángel, allí me prepararon una habitación y con todo y ropa me dormí.

CONTINUARA...

10 comentarios:

Analia dijo...

A ESE ANGEL TU LE DEBES LA VIDA... no hay precio por todo lo que ha hecho por ti... jajajaja
definitivamente usted tiene historias unicas!!!

Liorys dijo...

''cuando digo necio imagínense a un gato amarrado, a un aguilucho ganado, a un evangélico predicando, a una mujer con menopausia y a un niño sin cumpleaños, todo al mismo tiempo.''
Maldita comparación.

Guido Gil Buonpensiere dijo...

A tus ordenes... Para mejores comparaciones llamar al 1-800-contrariedades jajajaja

Migueloski dijo...

Heyyyyy me parece muy interesante tu blog y los post que publicas tambien, luego me paso con mas tiempo para seguir comentandote.☺

Themys Brito dijo...

Con todo y Murphy, decir que tienes mucha suerte, es poco. Yo creo que tienes una escolta de ángeles.

Carolina dijo...

jaajhajahja Guidilloooo!!! Las cosas tuyas, como se te ocurre coger carretera!! Me muero por saber que paso cuando te encontraron alla jajajja

Beb! dijo...

oye! pero usted tiene una suerte y su madre!! y lo que mas me tripio, es que estaba tan pero tan neciooo por el jumo que te comparaste con "un gato amarrado, a un aguilucho ganado, a un evangélico predicando, a una mujer con menopausia y a un niño sin cumpleaños, todo al mismo tiempo".. mi madre!!! pero usted se pone necio si.. ay si!

Tmac dijo...

Que tu le habrás hecho a la muchacha que salio corriendo?

Dale gracias a Dios que no te paso nada con tremenda borrachera que tenias.

Saludos.

***
http://www.freedom.ws/lary685

Anónimo dijo...

Viejo que risa con las vainas tuyas... Muy buena la pagina. Un abrazo!

Ch. Gonzalez

Anónimo dijo...

Viejo que risa con las vainas tuyas... Muy buena la pagina. Un abrazo!

Ch. Gonzalez