viernes, 19 de septiembre de 2008

EL SINDROME DEL PARIGUAYO

Como he estado enfermo y recluido en las últimas semanas, me voy a permitir un break en este hábito de traerles anécdotas cargadas de contrariedades, para darle paso a un estudio sociológico/antropológico sobre el SINDROME DEL PARIGUAYO que durante algún tiempo he estado compilando.

El Síndrome del Pariguayo es un mal que ataca a muchos hombres en algún momento de sus vidas.

Es una enfermedad momentánea, muy distinta a ser Pariguayo integral de nacimiento, es decir, cuando nos contagiamos actuamos como si lo fuéramos, pero en realidad no lo somos, al mejorar gracias a Dios volvemos a ser nosotros mismos.

Los expertos aun están buscando sin éxito aislar el Virus, Célula, Cromosoma o Gen que lo causa.

Paneles de científicos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) han sido convocados para dar frente a este tan peligroso mal, siendo asignados altos presupuestos y recursos científicos a estos fines.

Cuando estamos afectados brotamos una anti-feromona, que hace que las mujeres inteligentes por más interesadas que estén huyan despavoridas frente a nuestra presencia.

¿Recuerdan a Pepe Le Pew, la mofeta de WB (Looney Tunes) que vive enamorado de la pobre gata? No hay mejor ejemplo grafico para explicar el efecto de la anti-feromona, para entenderlo solo basta mirar a la gata huyendo del aroma que emana de este personaje.



No hay vacuna disponible y todos estamos expuestos a quedar contagiados…

Entre sus síntomas se encuentran la pérdida de elocuencia, la arritmia musical, la babosería extrema y el ajumamiento precoz, las definiremos una a una a continuación:

a) PERDIDA DE ELOCUENCIA: Es el más desagradable de todos, ya que para conquistar a cualquier hembra es necesario tener a manos frases inteligentes, temas inteligentes y cosas interesantes que decir… Los neurotransmisores que controlan el habla se bloquean impidiendo el acceso a las personas que sufren el mal a la base de datos donde se encuentran almacenadas sus experiencias, léxico y chistes graciosos.

Al presentarse este síntoma quien lo sufre se retrotrae a la era de las cavernas, su lenguaje pasa a ser tan básico que del alfabeto solo las vocales salen, si una vez eras capaz de hablar sobre cualquier tema o cosa, de repente ante la mujer de tu vida solo puedes tocar temas triviales como el estado del tiempo.

Ningún chiste por bueno que sea te sale con el ritmo necesario para causar tan siquiera una sonrisa, se aburren de una manera tal que ante cualquier descuido se disculpan para ir al baño y jamás regresan…

b) ARRITMIA MUSICAL: Aunque algunas personas sufrimos este síntoma desde nuestro nacimiento, la mayoría no lo padece.

Es bastante frustrante pues ataca con mayor fuerza a quienes han sido bendecidos por los Dioses con el don de la danza.

Al ser embestidos una tercera extremidad inferior izquierda aflora, impidiéndolos seguir el ritmo a cualquier tipo de música, sus intentos de baile solo pueden ser comparables con los brincos y movimientos que realizan los Hare Krishna con sus tambores y panderetas.

c) BABOSERIA EXTREMA: Se manifiesta como una inflamación desproporcionada del EGO y/o AUTOESTIMA.

Sin fundamento alguno quien sufre este síntoma se cree un super-man a quien todas las mujeres del planeta le deben adoración y lealtad.

Este síntoma hace que los afectados solo puedan referirse sobre el carro o marca que les gusta o poseen, los cuales siempre deben ser caros $$$. De poseer el vehiculo al que se refieren, entienden que por este solo hecho no necesitan cumplir ningún otro requisito para levantarse a cualquier hembra.

“YO TENGO UN MERCEDES CLK” “El BMW convertible me lo entregan mañana” “Mi jeepeta es una Land Rover” dicen sin contemplación…

Generalmente andan con las llaves en las manos, siempre identificadas con un llavero enorme que porta el emblema o logo de la marca del vehículo.

Además de los carros, los temas predilectos frente a este síntoma son cuanto se ganaron el año pasado y/o el último lugar visitado fuera del país, esto con fotos incluidas.

d) EL AJUMAMIENTO PRECOZ:
La infección por el “Síndrome del Pariguayo” disminuye las funciones hepáticas.

A pesar de que seas un buen tercio y tu organismo de manera regular aguante cantidades inimaginables de alcohol en todas sus formas y presentaciones, cuando sufres esta enfermedad con solo leer la etiqueta de una botella pierdes el control de todas tus funciones, cayendo en un estado ebriedad no explicable.

Al estar borracho los otros tres síntomas se maximizan a unos niveles no mensurables, solo eres capaz de articular cosas ininteligibles o presumir sobre cosas o actitudes que no tienes o eres, y bailas peor que un perro cojo.

Si alguna vez sientes los tres síntomas previos, evita a toda costa el contacto con el alcohol, pues de ser cierto el diagnóstico, pasaras una mala noche y le harás mucho daño a tu fama, honra y futura vida sexual.

Si identifican en ustedes dos o más síntomas o si conocen a alguien que los manifieste, no dejen de informar al centro de control de epidemias más cercano… El futuro de la humanidad se encuentra en sus manos, eviten a toda costa el contacto pues aunque no ha sido demostrado, puede ser sumamente contagioso.

UNA CUARENTENA ESTRICTA ES RECOMENDABLE.

FIN...

10 comentarios:

Gaviota dijo...

Bueno, al menos reconoces que cuando un hombre se enamora es porque se enamora, no quieras buscar explicación lógica de eso, aunque lo expresas todo tan detallado y chistoso a la vez....

PD: Yo suelo ser buena doctora

Anónimo dijo...

Oye tienes que guardarte dos o tres de estos para que lo incluyas cuando edites el libro. O sea que halla material nuevo que motive la compra a quienes ya lee el blog.

Y aprovecha que Mario Emilio Pérez aun esta vivo para que te asesore que el sabe de todo eso que estas escribiendo y ya tiene la experiencia de bregar con las editoras.

Saludos,

Alvaro Fernández.-
Cliente en potencia (es decir compraría el libro)

Gazcue es Arte dijo...

La verdad que yo he pasado por varias etapas del pariguayo, ahora tu pareces un experto en el tema con tantos detalles,hiciste un estudio minucioso,entonces tu eres un experto pariguayo, no por ti, sino por tus estudios e investigacion en el tema,jajajajajaja, esta muy bueno

Anónimo dijo...

por mas feo que sea el hombre, pobre, etc... si es seguro de el mismo y se ama a el mismo sobre todas las cosas (aceptacion), no hay mujer que se resista!!!
todo atrae a su igual, por eso es que los ricos buscan a los ricos, los negros buscan a los negros y los seguros buscan los seguros, las mujeres inteligentes y seguras buscamos a los hombres intelegentes y seguros!! (ley de la atraccion)

PD. ese sindrome se cura con la seguridad en si mismo...

Carolina dijo...

jahjahjh ay Guido... yo creo que cada mujer que lee este poste debe sentirse indentificada, porque con alguno nos topamos.

La Muela dijo...

Guido cuando yo era el Presidente del ASOPADO: Asociacion de Payasos Dominicanos, me paso algo asi, pero con uno solo de los sintomas. Sucede y viene al caso que me contrataron para una fiesta de un B'day de un hijo de una madre soltera, tremenda hembra, hice mi rutina de payaso, eso se fue abajo, porque comenze en la tarde con los chamaquitos y luego hice una rutina para los adultos en la noche y con par de tragos en el buche, imaginate, ahi no quedaba tripa de tanta risa, ahi se gozo y se gozo de a duro. Hice luego de par de dias contacto con la madre soltera y nos vimos en una cita bien, lo unico que no me salio bien fue el habla, no se que paso, todo lo demas bien, pero como que me bloquee cuando estaba con ella, inclusive ella me dijo: Y que le paso a ese hombre que hablaba tanto y de tantas cosas interezantes, no se si esto es pariguayerismo, pero solo eso me paso.
Un saludo bien grande.

Ivette Vanderlinde dijo...

es un tema muy interesante y has definido estos síndromes muy bien. Me has dejado pensando de por qué esto ocurre? una razón podría ser que es naturaleza humana querer ser aceptados por otros. queremos disminuir las faltas y presentar nuestros mejores atributos. alguien mencionó falta de confianza – esto ciertamente puede estar presente en el intercambio. creo que nuestras emociones parecen ser tan fuertes en esos momentos que toman cargo y parece ser la causa de una paralización de las palabras que realmente queremos decir y en su lugar nos lleva a concentrarnos en lo material - porque es más fácil hablar de lo material o de cosas inútiles.
* Pepé Le Pew es una ilustración perfecta para esta historia, me gusto mucho.

Anónimo dijo...

Mi amigo:
Este como todos tus escritos dan para un desarrollo sociológico. Los comentarios son variados y concretos, creo que todos deben ser tomados en cuenta, inciando por tu libro, yo también te puedo asesorar. Lo primero es que comiences a juntar los chelitos.
Por otro lado, una de las cosas que le pasa a los pariguayos temporales, es que creen que tomándose unos tragos pueden mejorar, o por lo menos soltar la lengua, entonces entran en la otra fase, que hablan demasiada babosería.
Te dejo con un gran abrazo y deseándote una pronta recuperación.
Diego

Angie Guichardo dijo...

No creas que este síndrome se presenta solo en los hombres...no que va...

Hay etapas en la vida de nosotras las mujeres que pasamos como puras pariguayas...

Afectos!

israel dijo...

Guido, debes agregar los dos peores sintomas:

1. Incapacidad para darte cuenta que la jeva no esta en ti.

2. Incapacidad para darte cuenta que la jeva si ESTA en ti. y uno palomiando...