lunes, 25 de agosto de 2008

LA ATALAYA DOMINICAL

A veces quisiera tener en mis manos una versión de la biblia que utilizan los Testigos de Jehová, ya que en algún lugar del Éxodo 20 debe haber escrito un mandamiento que diga “JODAN A SU PROJIMO TANTO COMO PUEDAN”

Es posible que Moisés al hacer su transcripción de la tabla que Dios le entregó, por delicadeza omitiera este inconfundible e inolvidable mandamiento y que algún gurú de la iglesia de los Testigo de Jehová con un PHD en arqueología haya encontrado la tabla original, reincorporando esta ley a la Biblia que utilizan, pues no entiendo el fervor con el cual sus misioneros nos joden la vida lo mejor que pueden.

Sin mayor preámbulo paso a relatarles la historia de hoy.

Me casé muy pero muy joven, en esa época de mi vida y no es que eso haya cambiado con los años, ella y yo no dependíamos de muchos recursos económicos, por lo que nos vimos forzados a mudarnos en una casa que tenía mi ex-suegro en el Ensanche Ozama, de la Zona Oriental de Santo Domingo (del otro lao del puente).

La casa era enorme, tenia un solar casi de 2,000Mt2, para accesar a ella había que tirar una puerta de hierro bien pesada y luego abrir otra reja junto a la cual se encontraba el timbre de la casa, no había acceso hasta la puerta principal.

Solo tenía 22 años de edad, me defino en esa época como un muchachón inmaduro y complicado, con muchas energías, a quien gustaba demasiado salir a la calle de noche con los tigres…

La Doña para ese tiempo se encontraba en estado esperando a nuestra primera hija (Andrea Michelle), por lo que cada vez que me escabullía y me largaba a la calle, la dejaba en la casa solita, obteniendo con ello unos cuantos puntos y millas acumuladas a mi favor para mi viaje final al infierno JAJAJA.

Reconozco que no me portaba del todo bien y que mi actitud no era la mejor, pero no le puedes pedir higos a un olmo, era un carajito inmaduro y generalmente hacía lo que me daba la gana.

Por suerte uno crece y cambia, esta aclaración la hago por si acaso por ahí hay alguna chica interesada en cargar con este gordito fresco, chulo y amoroso, jajajaja, aprendí a portarme bien :P

Cada vez que me largaba la doña se ponía como el mismo diablo, pues con razón para estarlo no entendía mi necesidad de fraternizar con mis amigos, con los cuales me juntaba sin ella por lo menos 1 vez cada fin de semana.

A pesar de lo anterior, la pobre se tragaba su ira y no me decía nada, aunque al otro día me tocaba pagar las consecuencia, no me hacían desayuno, comida o cena y cualquier apresto de cariño por mi parte era rechazado, ya saben me mandaban a dormir para los pies, jajaja.

Todos los domingos nuestra morada recibía la visita de 2 misioneros de la Iglesia de los Testigos de Jehová, quienes con sus Atalayas en las manos, llegaban puntuales como un reloj Suizo a las 9:00 A.M., abrían ellos mismos la puerta de hierro y tocaban el timbre.

Yo generalmente a esa hora estaba durmiendo la resaca del día anterior, por lo que ni me enteraba, la doña los hacía pasar y se sentaba con ellos por espacio de una hora.

La rutina se repetía siempre….

Recuerdo un día de mi cumpleaños en el cual salí a cenar con mi esposa, tras una agradable velada, regresamos a la casa como a las 11:00 P.M..

La pobre ingenuamente pensaba que por la hora nos íbamos a quedar a compartir el resto de la noche juntos, pero yo tenía en agenda planeado un viajecito por Neón (la discoteca de moda) para seguir celebrando con los tigres.

Bueno, llegamos a la casa y entré con ella, esperé a que se pusiera su Pijama y se durmiera, tras lo cual me volví a cambiar en el baño de afuera y salí disparado en parranda.

Para mi desgracia cuando uno se va a portar mal no hay planes infalibles, esa noche hubo un apagón (interrupción del servicio eléctrico) más prolongado que lo común, ella a causa del calor y los mosquitos se despertó y notó mi ausencia… ¿No tengo que explicarles como se puso la doña verdad?

Ella por primera vez en su vida se dispuso a esperarme despierta, yo llegué como a las 5:00 A.M. listo de un jumo… al abrirse la puerta estalló el pleito como una bomba atómica, mis sentidos estaban tan mal que solo pude divisar el hongo nuclear que se generaba, mientras ella ejecutaba el plan de pleito que llevaba en mente por las últimas 3 o 4 horas.

No hubo discusión pues solo 1 de los 2 estaba hablando, cuando terminó de pelear, me retiré a la habitación donde caí rendido en poco tiempo.

A las 7:00 A. M. bien molesta se montó en su carro y se fue a la casa de los suegros, abandonándome a mi propia suerte en el largo día que me esperaba durante el proceso de recuperación por resaca.

Yo dormía, mientras que, como cada domingo, el timbre sonaba…, eran los misioneros de la Iglesia de los Testigos de Jehová, el eco retumbaba en mi cabeza como una granada, yo decidí ignorarlo y quedarme en la cama.

Pero nooooo, repitieron la operación unas 20 veces, con cada una de las cuales sentía un punzón en el cerebelo, yo solo pensaba “ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI”

Me paré de la cama medio atolondrado sintiendo como mi cráneo se explotaba, el tufo a alcohol hasta yo lo sentía, tras lo cual me dirigí a la puerta y la abrí.

Ante mi encontré a estos 2 individuos, quienes con biblias y revistas en las manos me preguntaron por la doña, con la esperanza de que se marcharan les respondí que no se encontraba y cuando estaba a punto de cerrarles la puerta en la cara e irme a dormir, insistieron preguntando si podían pasar…

Los miré sorprendido, no entendía que no se dieran cuenta de mi estado, no obstante esto los hice pasar para ver querían conmigo.

Nos sentamos en el comedor y comenzaron a predicar.

“Que bueno que usted esta aquí” dijo el primero, “hemos venido muchas veces y no teníamos el gusto de conocerlo...” ¿Sabía usted que Jehová le ama? Nos congregamos en un templo que está aquí al doblar, sería bueno que asistiera”

Me pueden creer que a pesar de que oí todo lo que dijeron, no escuché ni un pío, solo sentía punzones en mi cabeza, creo que para ese momento mi esposa en una ceremonia vudú conjuntamente con mi suegra, estaban jugando con un muñeco de trapo y unos alfileres.

La perorata de los misioneros no parecía terminar NUNCA, se me hizo infinita, duraron como 1 hora conmigo, al cabo de lo cual, como lo harían 2 secuestradores cobraron su rescate hiciendome compra una revista Atalaya, la cual pagué rápidamente temiendo que si no lo hacía, me privaran de mi libertad por una hora más (me sentí extorsionado).

Finalmente como a las 11:00 A.M. se marcharon… yo con mi resaca me dirigí a mi habitación para al fin conciliar el sueño.

A las 12:00 P.M. llegó la doña con unos sobrinitos que no me iban a dejar dormir hasta bien entrada la noche y con una risa en la cara me preguntó, ¿Te gustó la visita?

ENTENDI QUE TODO ERA PARTE DE UN PLAN MACABRO PARA COBRAR LO QUE HABIA HECHO LA NOCHE ANTERIOR…

El fin de semana siguiente, los misioneros regresaron para seguir JODIENDOME LA VIDA y cobrar el rescate…

17 comentarios:

La Muela dijo...

Guido este tema me lo robaste, porque tengo un post en Schedule para salir el mes que viene sobre esta misma mierda, no sabes lo que pase con esas personas. Tu fuiste bueno de dejarles pasar a tu casa, yo los mande para el diablo.
Saludos

Guido Gil Buonpensiere dijo...

Harold:

Lo que pasa es que solo hay que estar vivo para que nos pasen vainas...

Anónimo dijo...

Hace unos meses atras yo tenia una heladeria BON (por suerte la vendi), pues la persona que me vendia los detergentes especiales para esos negocios era testigo de jehova y cada vez que iba a venderme me llevaba una revistica y me decia que tenia que leerla porque sino el diablo no dejaba que progresara mi negocio y que los ladrones siempre me asechaban y me decia que tener mucho dinera era malo... que mente tienen ellos los pobres aperte de que le joden la vida a uno...

Analia

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo de esa gente es que no aceptan ninguna otra cosa. Tengo un primo que los convierte al ateismo, en el barrio tienen la casa marcada como prohibido visitarla.

Espero que no tengas que comprar más.

Diego

Anónimo dijo...

Muy buenos tus posts hasta ahora. Los testigos de Jehova son una secta de falsas doctrinas por eso tienen conceptos errados, no obstante no es bueno generalizar ni atacar la persona de Dios ni su palabra, la Biblia. Contenidos así pueden ser ofensivos, particularmente, me quedé en la introducción.

henry dijo...

imaginte mi hermana en un momento de confucion se metio a eso,,yo en el primer intento de seduccion de estos sali encuero a la sala de la casa....Jamas fueron por ahi...los otros dias me tocaron la puerta y antes que empiecen a hablar les dije,,,senora yo no creo en dios, de vez en cuando veo como tocan donde el vecino.

Carolina dijo...

jhajhajhjahajahj, bien merecido, y muy buen plan el de ella...
=)

Anónimo dijo...

Amigo Guido, mi opinion es que no escribas mucho sobre estos temas religiosos, hay cosas que es mejor no tocar para no ofender sentimientos o creencias de otras personas, es algo muy particular, ahora de q joden...joden....no creo que una revistica le cambie las ideas a nadie...

Guido Gil Buonpensiere dijo...

Si tu supieras...

Al parecer el amigo que hizo el comentario anonimo quejandose sobre el tema, no se dio cuenta de que los dos primeros parrafos, los escribi en tono sarcastico, queriendo decir que en la Biblia no dice en ninguna parte que por sus creenecias alguien tenga el derecho a importunar...

No me he burlado de la biblia, es mas, creo que el lenguaje que utilice fue mas que apropiado, porque hay que estar claros a quien despierten un domingo a las 9:00 A.M. para predicar, realmente lo que le asaltan son ganas de insultar...

Santa Claus dijo...

Hola! Espero que pases por mi blog para que te enteres de como será mi estadia en Santo Domingo...

Por cierto;Leíste el Diario Libre donde aparecen noticias sobre mí? Espero que si...Hasta Luego!

Gaviota dijo...

jeje, que risa!! asi es!

Pedro Genaro dijo...

Guido que risa con el hongo atómico y la ceremonia vudú, jajajajajajajajaja!!!

Anónimo dijo...

Por esa razon es que este mundo tiene que acabarse. Esa gente estan dando de su tiempo, llevandole un mensaje a la gente, para que lea la biblia y estos borrachones tomandole el pelo.

Que ingrato es el ser humano. Siempre nos estamos quejando. Tanta delincuencia e inseguridad que hay en la Republica y ustedes burlandose de esta gente, que no andan robando ni matando. ¡ Señor baja fuego, baja fuego! Esto es Sodoma y Gomorra.

Oye Muela, te vas a quedar sin diente.

Guido Gil Buonpensiere dijo...

Pero es en serio??

Anónimo dijo...

Guido, mi esposa es de esa religion
y su costumbre es sacar de su escaso tiempo y sale los domingos a compartir su fe con ustedes.Ella no sabe, cuando toca una puerta a las 11:00 de la mañana, quien amaneció bebiendo y está trasnochado.

Da verguenza que te preocupe y te perturbe lo que hace esa gente, cuando allá no se puede ni andar con un celular, porque le tumban el brazo para quitarselo.

La proxima vez que te visiten, dile que no te interesa y muerto el abejon. Ellos no andan con una ametralladora obligando a la gente.
No te preocupe por lo que hacen o no hacen los demás. Total, lo que se estan molestando y gastando su tiempo son ellos, a cambio de nada.
Mi esposa no vive de su religion,
ella tiene un buen trabajo y no necesita vender Atalayas para mantenerse. Ella me dice que ella le ofrece las revistas a ustedes para que aprendan de Dios y mas nada.

No entiendo como una persona como tu que me pareces muy inteligente, estes haciendo juicios y hablando de cosas que desconoces. Deja que el mundo siga su curso, y que cada quien se ocupe en lo que le da la gana. Lo que para ti es una molestia y algo de poca importancia
para otros sí es de interes.

Guido Gil Buonpensiere dijo...

A mi no me da para nada verguenza!

No se si los habitos de visitas de su esposa comiencen a las 11:00 A.M. hora adecuada para cualquier cosa!, pero en este caso particular resulta que las visitas se producían a las 9:00 A.M. de un domingo...

Poco importa cual sea el estado de las personas a esa hora de la mañana, hay que reconocer que es demasiado temprano...

Gracias a Dios este es un país libre, todos tenemos derecho a formar y mantener nuestras opiniones... La mia sigue siendo que usted puede ser Testigo, Musulmán, Budista, Catolico o Mormón y si tiene por costumbre despertar a los demás a las 9:00 A.M. para predicar, no hace otra cosa más que importunar...

Le recomiendo que lea el sentir generalizado expresado en la mayoría de los comentarios y si no está conforme, abrá la revista Estilos del día de hoy y veifique el artículo que publicó Freddy Ginebra, el cual va más o menos en el mismo sentido que el mio...

Gracias

Guido Gil

gerardobatista dijo...

Wow Guido que excitante anécdota. Jajá,
Suerte viejo.